Sueños que despiertan

“No se necesita mucho para ser feliz. Cuanto menos tienes, más tienes”

31358040_1890540410977600_1109578494246912000_n
Los Zapp en fila india. Foto: gentileza familia Zapp.

Los Zapp viajan por el mundo en su auto antiguo (Graham Paige del año 1928). Sus cuatro hijos nacieron en diferentes países del globo. Actualmente, se encuentran por Europa finalizando la vuelta al mundo, con un prometedor regreso. Cruzar en barco a vela el mar Atlántico desde las Islas Canarias hasta Surinam.

31357820_1890541177644190_1340017018824294400_n
Candelaria. Foto: gentileza Familia Zapp

Candelaria y Herman se conocieron cuando eran niños ella tenía 8 y él 10 años. En la adolescencia empezaron su noviazgo y comenzaron a crecer en el amor y en sus sueños.

Nos propusimos con Cande que al casarnos dejaríamos pasar dos años para empezar el viaje… pero pasaron seis… y el detonante fue que queríamos ser padres, pero pensamos que con hijos no se podría así que dijimos primero el viaje; seis meses, volvemos, y tenemos familia…”

Sin embargo, cuando decidieron ir tras sus sueños la vida manifestó para ellos otros planes inimaginables hasta entonces. El deseo de formar una familia, ya no era un impedimento para seguir con el viaje, sino un gran desafío.

¡Nada mejor que tener un sueño cumplido dentro de otro!  Sabiendo y conociendo las dos formas de viaje… es mucho más lindo con familia, siempre hay risas, juegos, preguntas y demás… te hacen ver las pequeñas cosas y no te dejan parar… su sed de curiosidad… logra hacerte aprender mucho más”

De Argentina a Alaska

En el transcurso del viaje hacia a Alaska, en su paso por Perú, fueron aprendiendo a viajar ligero. Herman nos comparte la siguiente anécdota:

En la isla de los Uros hecha de paja… flotando en el Titicaca. Puedo entrar a ver en una pequeña casa (también hecha de paja) y veo un poco de comida. Un poco de herramientas, una cama enrollable de juncos y nada más… salgo y le pregunto al aborigen… ¿dónde está el resto? ¡Me mira y con gesto de no entender la pregunta me dice… pero si tenés mucho… te hundís!”

31369492_1890540644310910_5391685086204657664_n
Macondo ( Graham Paige). Foto: gentileza Familia Zapp.

El 25 de enero del año 2000. Partieron desde Buenos Aires con 4000 dólares hacia Alaska. En Ecuador se quedaron sin dinero y empezaron a vender acuarelas que Cande pintaba y Herman enmarcaba. En Ecuador conocieron a Alonso Ordoñez (poseedor de una gran sabiduría) les enseñó en lo que en su libro “Atrapa tu sueño” llaman palabras mágicas. A continuación, un fragmento del mismo.

-Ustedes me contaron que lo que están haciendo es un sueño, un sueño que los dos desde muy chicos hicieron crecer dentro de sus corazones. Me dijeron que están muy extrañados ante las increíbles cosas que les están pasando desde que lo empezaron…Cosas que nunca antes les había ocurrido en la vida – se nos queda mirando a los ojos y prosigue-. Bueno, ¿Cómo explicarles que estas cosas suceden sólo cuando un sueño se está cumpliendo? Ustedes saben que lo contrario de amar es odiar…

-Sí.

-Y que del día lo es la noche; del blanco, el negro; de lindo, feo y así…

-Claro.

-Pero ¿Cuál es el contrario de soñar?

Nos quedamos pensando, buscando cuál será:

-No sé, no encuentro ninguno -Le digo.

-Es que no hay, no existe, no hay nada ni nadie en contra de un sueño. Todos soñamos, no hay quien no lo haga. Todo y todos estamos a favor de los sueños. Es una felicidad muy linda cumplir un sueño, y también lo es y tal vez más ayudar a cumplir un sueño.

Zapp, C.H. (2016). Atrapa tu sueño, Buenos Aires. El autor. 12ª ed. Pag 89

En pleno viaje hacia Alaska, plasmaron las experiencias viajeras en papel y nació el primer libro “Atrapa Sueños” cuando estaban en Costa Rica. Fueron invitados a la feria del libro de dicho país. Ese año Argentina había sido elegida invitada de honor. La gente del lugar conocía la historia por los medios de comunicación y los apoyó en la concreción del sueño. Al culminar la exposición “Atrapa Sueños” fue el libro más vendido de la Exposición.

IMG_6409
Familia. Foto: gentileza familia Zapp

Integrantes de la familia

Herman nació en California Estados Unidos, pero siendo muy pequeño se trasladó a Argentina. Vivió en el campo con su abuelo en Sierra de la Ventana Provincia de Buenos Aires. Su abuelo marcó su espíritu viajero

Mi abuelo un inmenso viajero por Argentina desde su juventud… y que luego me llevó a sus viajes sumó mucho!”

Candelaria nació en Buenos Aires, la menor de cuatro hermanos. Era secretaria de un estudio de medicina antes de emprender el viaje. Los hijos de la familia nacidos en diferentes partes del mundo. Pampa nació Greensboro Carolina del Norte cuando ellos estaban cumpliendo el sueño de viajar de Argentina a Alaska. Luego se sumó Tehue nació en Capilla del Señor, Buenos Aires cuando estaban uniendo La Quiaca – Ushuaia. Después Paloma en una Isla de Vancouver Canadá, en su tercer viaje y el más pequeño Wallaby nació cuando la familia realizaba su travesía por Australia.

Y por último Macondo Cambalache (Graham Paige) como cariñosamente lo apodaron los Zapp, también es un viajero. Llegó a Argentina desde Detroit Usa. Macondo ha sido su compañero fiel a lo largo de todos estos 18 años de ruta. Cruzó el Amazonas en canoa, atravesó desiertos, hizo ruta por el continente americano, Oceanía, Asia, África y finalmente Europa. Ha sumado miles y miles de kilómetros a 50 kilómetros por hora y se ha convertido en la morada de la familia.

31286740_1890540650977576_3990424784381935616_n
Los niños Zapp. Foto: gentileza Familia Zapp

Consejos

El secreto que nos comparte Herman para llevar a cabo un sueño y no desistir en la primera turbulencia es:

Ganas. Si tienes ganas ¿quién te para? Muchos dirán que sus miedos no los dejan. O la falta de dinero. pero la verdad es que la mayoría le cuesta salir de su zona de confort”

Recordando aquel 25 de enero del año 2000. Un consejo que ayudaría no solo a Herman y a Cande de hace 18 años atrás, sino a todos lo que tienen un sueño pendiente.

Que empiece antes… que no hacía falta estar preparado… que lleven muchísimo menos. que no hace falta llevar cosas que el mundo tiene.”

Cercano a finalizar la vuelta al mundo Herman nos comparte una reflexión acerca de la importancia de seguir los sueños.

Lo mejor que hicimos en nuestras vidas fue ir por algo que sentíamos y esto le dio tanto sentido a la vida!!! Nada que ver los que salimos a los que volvemos y estamos super contentos con los cambios que nos vemos”

Al final lo más lindo que hizo Dios es la humanidad… un paisaje es lindo…. Pero las historias más lindas están relacionadas con la gente”

ZAP_3442 (Medium) (1)
Saludando. Foto: gentileza Familia Zapp

Soñar llena la vida de esperanza. Es un “viaje” a aquello que está oculto e invisible en cada corazón humano. Ser fiel a un sueño es ser fiel a la vida y a uno mismo. Éste puede tener diversidad de formas. Los Zapp con su testimonio nos enseñan todo lo que el mundo ofrece, cuando nos abrimos con un corazón sincero.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s