La ciudad y los 5 sentidos

Cuando organizamos un viaje el primer pensamiento que nos viene a la mente es el destino. Pensamos que viajar es siempre ir hacia algún sitio distinto del que vivimos, pero se nos olvida que se puede viajar sin salir de nuestra propia ciudad. Al final, ¿cuántas personas conocen la ciudad donde viven? Creamos un prejuicio sobre el lugar donde vivimos por ya haber visto tantas y tantas veces lo mismo. Se nos olvida aprovechar para conocer lo que está tan cerca y que es posible hasta tocar.

Vista de la ciudad de Passo Fundo
Vista de la ciudad de Passo Fundo, Rio Grande do Sul, Brasil | Foto: Caroline Dalprá

El cuerpo humano tiene la capacidad de interactuar con el mundo exterior (personas, objetos, luces, etc.). Hoy, te presentamos a través de los 5 sentidos (oído, vista, olfato, tacto, gusto), cinco maneras de viajar por tu propia ciudad.

Oído

Experimenta ir a un concierto de una banda local, cierra los ojos y siente la sensación de escuchar la gente de tu tierra. También, prueba a escuchar con atención la manera en la que las personas hablan, eso dice mucho del lugar de donde vienen. Pero más allá de eso, escucha la ciudad, los sonidos que emite, los coches en la carretera, los pájaros en el parque, los niños cerca de una escuela.

Vista

Las mismas calles, las mismas casas y edificios, los mercados, los bares, los parques y todo aquello que has visto durante toda tu vida. Pero,  ¿cuántas veces te has parado a mirar lo que tienes delante de tus ojos? Comienza a caminar más por las calles y mira los detalles arquitectónicos, la manera en que la ciudad se presenta: las fachadas de los edificios, los colores, las calles, las formas. 

Anochecer
Los colores del anochecer en Passo Fundo | Foto: Caroline Dalprá

Olfato

Los seres humanos tienen el olfato menos desarrollado que muchos animales. Pero, aún así, es el sentido corporal el que permite percibir los olores. Siente el olor que hay en las calles, en tu casa, en la cocina de tus padres. Siente el olor de las flores que acaban de florecer y explora el campo que siempre ha estado tan cerca de ti, pero al que nunca habías prestado mucha atención.

Tacto

El sentido que te permite percibir el contacto de las cosas sobre la piel es el que te va hacer sentir la ciudad en tus manos. Ves hasta aquella casa antigua y pon tu mano en sus paredes, estás poniendo las manos en una parte de la historia de dónde vives. Puedes hacer lo mismo en la playa, en el río, o en parque que tienes en la ciudad: quítate los zapatos, siente la arena, el agua o la hierba en tus pies.

Lago del Parc Catalunya
Lago del Parc Catalunya, en Sabadell | Foto: Caroline Dalprá

Gusto

Viaja por la gastronomía típica de tu hogar. Visita nuevos restaurantes y, también, ve hasta la heladería más antigua de la ciudad, o hasta la panadería que ha pasado de generación en generación. Otra opción es aprender a cocinar aquel plato que tu abuela hacía cuando eras pequeño.

Ofrecemos algunas ideas para que viajes por tu ciudad y conectes con ella. Busca la historia del lugar donde vives y explora cada esquina de todo aquello que ha sido tu vida hasta hoy. Permítete ver lo que tienes delante de ti con nuevos ojos, así ya decía Marcel Proust  “el verdadero viaje del descubrimiento no consiste en ver nuevos paisajes, sino en tener nuevos ojos”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s