Una ciudad sabor chocolate

Por regla general solemos vincular a Barcelona con las tapas y la sangría. Con la playa y el sol. Con la arquitectura, el modernismo y una Sagrada Familia que parece que nunca terminará de construirse. ¿Por qué nunca juntamos la capital catalana y el chocolate en la misma oración? Recorrimos sus calles en busca de la historia chocolatera y de los elementos que hacen de este manjar un protagonista ineludible de la ciudad condal.

Desembarcando el chocolate

Allá por el siglo XVI, galeones españoles provenientes de America Central llegaron a través del Atlántico cargados con oro, plata y nuevos alimentos como las habas de cacao. A partir de ese momento el chocolate se volvería exclusivo para reyes, nobles y altas autoridades eclesiásticas, comenzando así una gran devoción y fanatismo hacia el chocolate.

DSC_0358
Torre de chocolatinas en el escaparate de Petritxol Xocoa


Paralelamente, este alimento iniciaba su expansión por el continente europeo y llegaba a las altas esfera sociales de importantes capitales como Versalles, Viena y Londres. Pero fue Barcelona la principal ciudad de entrada y distribución, convirtiéndola así  en la principal capital del chocolate en Europa. Incluso hubo que aprobar una ley para prohibir su consumo dentro de las iglesias.


El continente se dividió en dos estilos de consumo: el francés, líquido y ligero, y el español, espeso y acompañado de alimentos como churros y bizcochos. El aforismo “las cosas claras y el chocolate espeso” surgiría como diferenciación de estas dos vertientes de preparación.

El Willy Wonka barcelonés

Paulatinamente, el chocolate se fue acercando al resto de los estratos sociales, de los cuales la burguesía fue el primero. En el siglo XVIII aparecieron numerosos talleres y tiendas de chocolate principalmente en torno al puerto. Una que destaca y aún conserva su relevancia es la empresa de la familia Amatller. Llevada hacia la gloria por el maestro chocolatero Antoni Amatller, quien diseñó la receta original del chocolate a la taza con un toque de canela.

DSC_0322
Envoltorios de las tabletas de chocolate de casa Amatller


Hasta el día de hoy se conserva esta receta y todos los diseños  originales de sus envoltorios. En pleno auge del modernismo se empezó a utilizar el arte como medio publicitario y Alfons Mucha, famoso pintor del Art Nouveau fue el diseñador de los mismos. “Hay mucha gente mayor catalana que viene porque les recuerda su infancia”, asegura Marta Casals, dependienta de la tienda.

El punto de venta principal, el moderno local Faborit, se sitúa en la antigua residencia familiar ahora convertida en museo. Está al lado de la casa Batlló y es por ello que no muchos turistas dirigen su interés a la Casa Amatller. Lo cierto es que una dulce sorpresa aguarda a quien entre.

Chocolate para todos

Carrer Petritxol es el lugar en el que se sitúan la mayor cantidad de chocolaterías por metro cuadrado de toda Barcelona. En un principio este exquisito producto no era accesible para la población a causa de sus impuestos, pero con el tiempo hubo un cambio de escenario en el que el resto de los habitantes pudieron acceder también a su sabor. La Revolución Industrial junto a sus máquinas de vapor marcaron el camino para su conquista. Como consecuencia de estos eventos, las chocolaterías proliferaron alrededor de toda ciudad.

Muchas de ellas han desaparecido, pero dos de las más antiguas continuan ejerciendo su influencia en esta calle, y ambas tienen más de medio siglo de existencia. Estas son Dulcinea, que abrió sus puertas en 1941, y La Granja Pallaresa, que se inauguró en 1947. David Baró, camarero del primero de estos, cuenta que las paredes del local han visto mucha historia y que durante la dictadura franquista llegaron a esconder clases clandestinas de catalán.

DSC_0394
Chocolate con churros en la chocolatería Dulcinea, situada en el carrer Petritxol

La Pallaresa fue anteriormente una vaquería. La continuación natural a este negocio fue la producción y venta de lácteos y posteriormente el chocolate.
A lo largo de los años, el pasaje ha ganado popularidad como la calle del chocolate, y poco a poco se han añadido otras tiendas de dulces como Turrones Vicens y Petritxol Xocoa. Tanto autóctonos nostálgicos como turistas recién llegados visitan los dulces negocios de esta estrecha calle.

Como curiosidad, cabe mencionar que los propietarios de ambas chocolaterías de esta calle han llegado casi a centenarios. De hecho, el dueño de Dulcinea sigue vivo y continúa tomando el desayuno en el lugar. Allí, aún recuerda los días en los que Salvador Dalí acudía a su local para sentarse junto a sus musas en la mesa cuatro de la planta inferior.

Chocolona

Queda más que patente la  gran tradición chocolatera de Barcelona.  Su legitimidad como cuna de origen del chocolate en Europa es innegable. ¿Por qué no ha sido entonces nunca reclamada como tal? ¿Por qué ha perdido su reconocimiento dentro de las artes chocolateras?

Ni siquiera las personas locales son conscientes del gran legado que el chocolate ha dejado en su propia ciudad.

En este sentido, ha habido una desestima generalizada tanto a nivel comercial como de espíritu. Ni siquiera las personas locales son conscientes del gran legado que el chocolate ha dejado en su propia ciudad. Es importante reivindicar su relevancia y sería bello volver a posicionar este arte culinario como uno de los álgidos intereses culturales de Barcelona.

Existe el Museu de la Xocolata, que entre esculturas marrones y videos informativos, pretende contribuir a esta causa. Sin embargo, es mucho más amplio el espacio que el chocolate debería tener en el corazón de esta ciudad para que su pasado, presente y futuro sean endulzados como corresponde.

Fotos y texto por Helena Navarro y Luca Rebori

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s