Fuego Precario

La otra noche, hubo un incendio en el edificio. Eran alrededor de las cuatro de la madrugada, pero el sueño no se hacía presente. De pronto un olor comenzó a emanar por la ventana abierta. Al principio, nada de qué preocuparse. A continuación, sí hubo que prestar atención, ya que unos gritos de auxilio provenían de unos pisos más arriba y gritaban fuego en castellano y en catalán.

A continuación, golpes en la puerta. Virginia, compañera de piso, alterada y con prisa por bajar a la calle. ¿Ascensor? Tocar el botón. Darse cuenta de que quizás no. Bajar a pie. Espiral de escaleras hacia abajo, y particular escenario de vecinos en pijama saliendo de sus apartamentos.

Ya en la calle, desconcierto y algunos miembros de la comunidad en pocas ropas. Se comenzó a interactuar y teorizarsobre los posibles escenarios del incendio que se había producido en uno de los pisos superiores, el ático. La rápida llegada de bomberos.

1B23C7D2-96C4-47D1-98E9-4A56C1E7CDC8.jpg

Pronto, una cinta de peligro aísla el edificio de los que habitan sus hogares. Parecía un edificio en cuarentena. Cuarentena también era el aproximado de personas reunidas en batas, que comienzan a hablar como si fueran las cinco de la tarde en casa de Raquel la madre de Martincito, tomando el té y cuchicheando sobre lo extraño que se comporta el portero.

Por un rato, apático. Con ganas de volver a la cama, de que los bomberos se apresuren. Muy por dentro, todos saben que no es nada grave y que es solo cuestión de tiempo, y ojalá que sea poco.

Para amenizar, acercarse a unos vecinos que tienen perros. Ellos están muy tranquilos, con la lengua afuera y mirando a sus amos preguntándose si es que van a ponerse a caminar luego. Conversaciones triviales, de lo que todos ya saben, pero que hacen desvelar los rostros, el habla y retazos de personalidad de quienes están sino siempre tras las puertas cerradas de sus apartamentos.

 

 

2 comentarios en “Fuego Precario

  1. Hala qué miedo. Genial eso de los perritos tho, mientras ellos sientan calma todo está bien. Que puedo que no paso a mayores y que se haya convertido en la anecdota de cómo conociste a tus vecinos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s